Experiencias en Roma Nº 1

10 01 2011

Ya hace más de un mes que estuve en Roma. Esta famosa ciudad está ubicada en el sur de Italia. Por cierto el sur de Italia es en general menos desarrollado y fué algo que me pareció muy notorio durante los días que estuve ahí. Me hospedé en un pequeño hotel a escasos 200 metros del Vaticano, sólo hacía falta sacar la cabeza por la ventana para ver la Basílica de San Pedro.

Italia

El boleto costó barátisimo, el avión salió de Barajas y llegó al Fiumicino, en alrededor de una hora, si mal no recuerdo. Lo primero que noté es lo sucia y desordenada que es la ciudad, algo que no esperaba en un país desarrollado. Para llegar al centro de la ciudad había que tomar dos trenes, el costo del boleto por todo el trayecto era relativamente alto – alrededor de 8 euros -. Estaba advertido de que no era una buena idea tomar un taxi ya que es muy caro, además de que los taxistas se suelen aprovechar de los turistas.

Trenes de Italia

La gente me pareció muy amable. Había una señora en el tren que estaba viendo que estábamos algo desubicados y sin nosotros pedírselo, nos ayudó a encontrar la estación de tren en la que teníamos que bajarnos. Al bajar del tren, descubrí un paisaje triste y desolado, no había mucha gente en la calle, y las construcciones estaban algo descuidadas.

Desde que llegué a Italia noté que los precios eran más altos que en España y los servicios públicos, y en particular el transporte, de peor calidad. La línea de metro en Roma es muy sencilla, tiene dos líneas A y B. Las instalaciones están menos cuidadas que en Madrid y los tiquetes son más caros.

Dentro de Roma hay otro país llamado el Vaticano – seguro que ya lo sabían -. El Vaticano es minúsculo, el país comprende la basílica, los museos, y los jardines. El Vaticano es un lugar muy importante para el mundo católico y goza de independencia de Italia.

Lo primero fue averiguar que teníamos que hacer para saludar al Papa, después unos turistas nos dijeron que el Papa sale algo así como una vez al mes a saludar, y durante el presente mes ya había realizado su acto de presencia. El tipo es muy exclusivo y seguramente pasa muy ocupado haciendo negocios con la mafia.

En el Vaticano hay un gran negocio con las ventas de souvenirs, abundan las ventas tanto dentro de las instalaciones del Vaticano como en sus alrededores, pero … tengan cuidado! , muchos vendedores se aprovechan del turista extranjero y no le dan el cambio. Una muchacha de apariencia asiática pagó con 10 euros un souvenir de un par de euros y no le devolvieron el cambio, ella tomó el recuerdo, se dió media vuelta, y se fué. Seguramente por ignorancia en el conocimiento de la moneda. Yo pagué con cinco euros un recuerdito de 1.5 euros y después de un par de minutos de esperar el cambio, le hice una seña y me dió dos euros, le indiqué respetuosamente que faltaba dinero, y ahí me lo dió completo.

Me parece que lo más lindo de visitar otro país es tener la posibilidad de conocer otras formas de vida, otras formas de ver el mundo y de sentir las cosas. No tiene ningún sentido viajar para descansar y quedar con bonitos recuerdos, también se puede aprender y se puede analizar nuestra propia visión de mundo desde otro marco de referencia.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: